¿Cómo optimizar los ascensos y descensos para correr en la montaña?

19575318_1799734320330600_2418019778678469213_o

Ascensos:
– En subidas muy pronunciadas, usá las rodillas como apoyo de tus manos.
– Mantené la cabeza erguida y el cuello relajado para regular la respiración.
– Llevá los brazos en un ángulo de 90 grados y las manos semicerradas pero relajadas.
– Evita apoyar los talones y utiliza sólo los dedos y metatarsos para no disminuir la velocidad.
– Aumentar la cadencia y bajar la longitud de la zancada.

Descensos:
– Evitá frenar constantemente, de esa forma disminuirás el impacto y con ello las lesiones.
– Ajustá el ángulo de inclinación del cuerpo al de la pendiente.
– Levantá las rodillas y aumentá la amplitud de la zancada para controlar la aceleración.
– Levanta los codos y mantenerlos separados del tronco para mantener el equilibrio.
– Perfilar el cuerpo para descender cuando la bajada es muy pronunciada.